por arriba o bien por debajo de las encuestas, el fin de semana pasado ha dejado tres evidencias: el fracaso clamoroso de Sánchez en el triunfal Foro de discusión La Toja, la depauperación creciente de Rivera, y la demanda social de una  estabilidad política que aleje a este país de esta provisionalidad repleta de ocurrencias aproximadamente desafortunadas. acerca de el fiasco del 1er magistrado, Solo transmito la opinión de un asistente que parangonaba la intervención de Sánchez con el charla entre Felipe González y Rajoy o bien el muy aplaudido cierre de Piqué. afirma este observador: «Fue, con perdón, como comparar a Dios con un gitano». Tremenda sentencia acerca de un discurso repleto de lugares comunes, repentizado y carente del mínimo rigor intelectual. Vamos, que Sánchez se creyó que estaba en una asamblea de sus socialistas de Onteniente, pongamos por servirnos de un ejemplo.

Sánchez fue tomado a chacota y Solo le salvó que Rivera le echara una mano, En tanto que prácticamente a Exactamente la misma hora en que el 1er magistrado aburría al distinguido personal con su esquelético mensaje, el 1er magistrado de Ciudadanos anunciaba que, en otra pirueta que ni los caballos de Hermoso de Mendoza, se ponía horcajadas a predisposición del llamado «jefe de la banda», del mismísimo Sánchez. Como afirma un observador de la realidad nacional que escribe para el extranjero. «Este hombre (Rivera) no puede ser más inoportuno». Ni siquiera la moción de censura contra Torra le ha valido para sacar pecho. En Cataluña, a decir de los que saben, el hombre de moda es Marchena, no Rivera desde más tarde o bien el voluntarioso Carrizosa, al que Arrimadas ha dejado espectacularmente solo o bien mínimamente acompañado de una constitucionalista conversa: Lorena Roldán.

En ese Foro de discusión que ha alimentado el más grande filántropo del país, Amancio Ortega, el común de los asistentes coincidía en que Rivera esta amortizado, aun muchos de ellos se atrevían a especular con su sucesor, sucesor que no sucesora puesto que la fuga catalana de Arrimadas le ha dejado fuera de juego. Garicano se perfila, silente, para percibir una herencia que comienza a parecer a beneficio de inventario, mientras que Rivera se esfuerza en sorprender cada día mas a su gente con propuestas históricamente incompatibles con su trayectoria. «En política se puede hacer todo menos al ridículo», semeja que afirmó en una célebre ocasión Tarradellas y eso es exactamente, Conforme reflejan las encuestas, lo que está haciendo el aún jefe ciudadano.

Persistencia milonguera

De Rivera se demanda esta penosa actitud y de Sánchez su persistencia milonguera de televisión en televisión. Una pertinacia que no le de para parecer siquiera interesante en foros como el citado, No obstante que está diseñada exactamente para esto: para en esta 1era fase de campaña presentarse ante al distinguido público como una víctima de la intransigencia de los demás que le han obligado, ¡pobrecito!, a convocar elecciones, para en una 2da etapa, justo en el instante se conozca la sentencia de los sediciosos catalanes, aparecer revestido de estabilidad patriótica y del único liderazgo posible en España. Ya verán de qué forma esto Será Así.

Así  y junto con una parafernalia homicida que intentará destrozar a sus enemigos, que es como  les concibe este individuo. Quien crea que los resultados que aventan las encuestas son invariables para Sánchez es que ni le conoce a él, ni recuerda exactamente de qué son capaces los socialistas en campaña electoral. El doberman del añorado Rubalcaba («En este país, escribió Jardiel, Solo salen a hombros los toreros y los fallecidos») es un caniche para las dentelladas que prepara la factoría tóxica de Moncloa a mayor honra y gloria del jefe. El jefe ya constata a estas alturas que el Contrincante a batir es Casado, que Rivera está más amortizado que los bonos del Popular, y que Iglesias es un zombi que deambula de acá para allá rumiando su odio contra el muñeco diabólico Errejón, como él mismo le llamó. Casado vende gobernabilidad lo que explica la composición de sus listas. Nada le puede venir peor a Sánchez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here