“El tiempo es amigo de los buenos negocios y enemigo de los mediocres” Warren Buffett

incontables son las dudas que se ciernen acerca de la inversión en Renta Variable en el instante escuchamos que una empresa como Thomas Cook se ha ido a la quiebra. Irremediablemente, que una cotizada quiebre implica la pérdida total de nuestra inversión, y éste es el verdadero riesgo de la operativa bursátil. No obstante, hay puntos que un inversor siempre y en todo momento y en todo momento y en toda circunstancia debe contar en consideración, Puesto que si realizamos un buen trabajo de investigación, esta clase de situaciones pueden evitarse. Y no, no estoy hablando de eludir invertir en Thomas Cook, estoy hablando de eludir arruinarse en Bolsa.

Para comprender mejor qué ha pasado con Thomas Cook, hay que comprender los conceptos básicos de la inversión. por servirnos de un ejemplo, la tendencia a la baja de Thomas Cook ha durado 17 meses de mercado bajista, lo que nos ha brindado tiempo de sobras para una posible reacción. En el argot del Trading profesional se habla de volatilidad como elemento de riesgo. Yo creo que el verdadero riesgo que existe en Bolsa, es no saber lo que se está haciendo. Mediante nuestra carrera como inversores, siempre y en todo momento y en todo momento y en toda circunstancia tendremos una elevada probabilidad de equivocarnos, con lo que si prestamos atención a los riesgos que asumimos y al capital que asignamos por riesgo asumido, me atrevo a asegurar que tendremos éxito a largo plazo.

No olvidemos que la Bolsa es un mercado de capitales, en el que se encuentran empresas y ahorradores en busca de financiación y de proyectos de inversión. Las transacciones que se efectúan a periódico en el mercado no suponen la finalidad última, Puesto que realmente las ampliaciones de capital y las OPV son los puntos clave de encuentro. El resto de transacciones se producen para dar salida a los inversores o bien alpiste a los especuladores. Una empresa no se percibe afectada por la fluctuación de las cotizaciones a menos que necesite capital. De ahí que el mercado asustadizo como norma, penalice la cotización de las compañías siempre y en todo momento y en todo momento y en toda circunstancia que ve riesgos de ampliación de capital.

a fin de que nos entendamos, si una empresa debe dinero (deuda financiera neta) y pierde dinero (consume caja); tiene un problema, puesto que Precisa financiación. Acudir al Banco siempre y en todo momento y en todo momento y en toda circunstancia es complicado con estos números (recuerden que el Banco es aquél lugar en el que solo le ofrecen dinero en el instante uno no lo Precisa) y lo más adecuado entonces, es financiarse en el mercado. evidentemente, un inversor puede investigar la ocasión y evaluar si la compañía es salvable.

En ocasiones hay compañías rentables que son asfixiadas por los intereses, con lo que una ampliación de capital deja a dichas empresas reducir el coste financiero y Asimismo impulsar su desarrollo. No obstante, podríamos decir que el mercado en el instante decide salvar a una empresa, Lo efectúa siempre y en todo momento y en todo momento y en toda circunstancia a coste de saldo. Si te salvo de la quiebra, ¡tu compañía ya no es tuya, es mía! Así, con esta lógica implacable actúa Mr. Market. Y Por esta razón ha quebrado Thomas Cook, por la imposibilidad de colectar los fondos precisos para poder solventar a los acreedores y continuar con su actividad empresarial.

Cierto es que existen un sinfín de compañías de esta clase, aquellas que denominamos “recuperables”. por servirnos de un ejemplo, OHL, Aryzta, General Electric o bien TEVA son ciertas recuperables al borde del temido precipicio. Salir a flote o bien no, depende de la capacidad de dar valor a su negocio. En España por servirnos de un ejemplo, OHL tiene la ocasión de poner en valor su cartera de pedidos, No obstante para ello Precisa dos cosas; liquidar la deuda (lo ha conseguido vendiendo el negocio de concesiones) y producir caja neta (está en ello). De su éxito o bien no, dependerá su futuro bursátil y la Resolución de confiar en una compañía recuperable o bien no, depende de usted.

Entonces, ¿cuál es la Resolución que como inversores podemos tomar? Indiscutiblemente, la de la administración de nuestra posición en cada compañía. En Blackbird, nosotros invertimos lotes de entre el 1% y el 2% del capital total en compañías recuperables, y ¡jamás más del 10% total de la cartera! Nos agrada concentrar con fuerza las inversiones en valores con visibilidad de largo plazo en sus negocios y sin deuda financiera neta. No obstante jamás me ha agradado exceder del riesgo en compañías recuperables, Puesto que sabemos que en ellas todo se resume en la estadística, lo que se traduce en que si acertamos podemos multiplicar por 5 ó por 10, No obstante en el instante perdemos lo podemos perder todo.

De ahí que el fallo no radique tanto en la forma, como sí en el fondo. Y es que como decía Warren Buffett, el tiempo es amigo de los buenos negocios y un buen negocio es aquél que carece de necesidades de financiación. Podemos decidir aceptar o bien no un determinado riesgo, No obstante recuerden que en la inversión bursátil nuestro trabajo consiste en gestionar los riesgos, y no en predecir el futuro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here