El Low Festival 2019 echó el cierre con la vista puesta ya en la edición del próximo año, con muy buenas sensaciones y con el convencimiento de que el certamen de Benidorm no ha tocado techo. De nuevo tres días en los que se rozó el lleno absoluto, con la mayor una parte de distritos vendidas y un público fiel que busca los abonos para 2020.

La última noche del Low apartó el protagonismo para la escena nacional con Fangoria, Vetusta Morla, La Casa Azul, Nunatak, Mastodonte, La Zowi y Carolina a lo largo de como caras más visibles.

mas, fue The Vaccines, la banda londinense creada en 2010 y dirigida por Justin Young, quien abrió el fuego en el escenario primordial, el Vibra Mahou, saldando De esta manera la deuda que el festival decía poseer con sus followers. Los británicos repasaron su arsenal de asuntos guitarreros muy bailables como «All my friends are falling in love», el conocidísimo «If you wanna», «Your love is my favourite band» o bien «I always knew».

La banda supo enganchar desde el principio y Colocó el listón alto, a la altura de lo que en días anteriores ya habían hecho Foals o bien New Order en igual escenario. Solo faltó algo más de entorno en un cancha que, tal vez por lo temprano del horario -20,30 horas- aún estaba a medio llenar.

Con los ‘lowers’ entregados y dispuestos a pasar un último día imborrable, llegó la hora de Alaska y Nacho Canut. Fangoria se halló ya con un cancha en el que no cabía un alma y dio lo mejor de sí con su música electrónica en la que se mezclan pop y rock.

El público estaba dispuesto a cantar y bailar sus asuntos y Fangoria respondió con un repaso a lo mejor de su trayectoria con himnos como «increíble», «Quién te has creído que soy» y versiones que aparecen en su último trabajo de otras bandas como OBK y su «Historias de amor».

No podían faltar asuntos como «No sé qué me das», «A quién le importa» y el final del espectáculo con «Dramas y comedias», canciones que no permitieron que los followers parasen ni un minuto.

El otro plato duro del día llegó pasada la medianoche en el instante los madrileños Vetusta Morla hicieron su aparición. Se afirma de ellos que cuentan con uno de los mejores directos de la escena musical española independiente y Después de lo de anoche, esa etiqueta prosigue en su lugar.

El concierto ofreció un sonido impecable y el rock indie de la banda supo conectar con el público del Guillermo Amor. Los autores de «Los días raros», «Cuarteles de invierno» o bien «Valiente» invitaron a los fanes a bailar en el instante había que hacerlo y a oir en el instante tocaba.

A Exactamente la misma hora, en el escenario Jägermeister, La Zowi había atraído De la misma forma a un buen número de ‘lowers’ para oir las provocadoras letras de una de las reinas del ‘trap’ de España. No dejó indiferente a absolutamente nadie. Ni a los que la conocían ni a los que no.

Asier Etxeandía es el vocalista de Mastodonte. Foto: EFE

ya Ya antes de eso, Mastodonte, dúo formado por el intérprete Asier Etxeandía y el vocalista italiano Enrico Barbaro, cosechó multitud de cometarios positivos y muchas ganas de que repitan en años venideros.

La Casa Azul, otro de los Conjuntos clásicos del Low, Colocó el cierre al escenario primordial ya Ya antes de las tres de la mañana, con muchos fieles aún en el césped -o bien lo que quedaba de él- alargando la noche mientras que trataban de olvidar que el 1er día de la semana es día laboral y que el festival benidormense no vuelve hasta en un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here