El corazón de la capital de España no puede ni debe convertirse en un decorado historicista para mayor gusto de tecnócratas bruselenses y de esa izquierda chic que vive en La Moraleja o bien Pozuelo. Mal anterior estaríamos sentando para la calidad de nuestra democracia si 12 minoritarios piquetes de radicales lograsen revertir un resultado abrumador dicho en las urnas. Sí, los madrileños votaron centroderecha para la eliminación –entre otras cosas– de la capital de España Central. La improvisación de última hora y la falta conforme con la que se impuso esta medida ha dificultado enormemente el acceso a las 472 hectáreas que conforman el centro de la capital de España y ha colocado en peligro 5.000 empresas y 30.000 puestos de trabajo. Para colmo, lejos de revertir el consumo de auto, realmente ha producido un incremento de tráfico, con lo que ha crecido la contaminación.

la capital de España central se ha contado como una ocurrencia autoritaria, empobrecedora y contaminante, dañina para el medioambiente. El sentido común dicta que deber ser borrado cuanto ya Ya antes, y el compromiso de los partidos de centroderecha en campaña –especialmente PP y Vox– ha sido ese; eliminarlo. Del mismo modo, en Ciudadanos, en el instante aún regía Manuela Carmena, se mostraron muy críticos con la medida. No es para menos, dado que las limitaciones, a una parte de originar un caos circulatorio, como afirmamos no dieron resultado en la bajada de la emisión de gases contaminantes. de hecho, en el promedio de los Distritos limítrofes ha generado un temido efecto frontera que aumenta las emisiones contaminantes un 16%, al tiempo que en la zona objeto de la prohibición la contaminación Solo se redujo un 3,7%.

El respeto a los votantes, y el respeto a la propia ciudad de la capital de España, incluido de forma muy singular su medioambiente, aconseja que la capital de España Central ha de ser borrado cuanto ya Ya antes. El radicalismo de Carmena debe ser cuanto ya Ya antes un mal recuerdo del pasado, incluido su oneroso sistema de multas. Solo en el instante la urbe recupere el sosiego podrán acometerse las mejoras oportunas en aras del interés general. ya Ya antes hay que volver a la normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here