Tanto los funcionarios francesas como, acerca de todo, las alemanas han reprochado a Italia que haya ordenado la detención de la capitana del barco de rescate humanitario ‘Sea Watch 3’, Carola Rackete.

El ministro de asuntos Exteriores de Alemania, de donde es originaria la patrona del barco detenida, Heiko Maas, ha criticado a los funcionarios italianas por el suceso. «No se debe criminalizar el salvamento marítimo», ha afirmado Maas en Twitter. Salvar vidas es un deber humanitario y «corresponde a el poder judicial italiana aclarar de forma rápida las acusaciones», ha indicado.

Desde la oposición, el jefe de Die Gruenen, Los Verdes, Robert Habeck, ha arremetido contra Salvini por un «giro del lenguaje de proporciones orwellianas» por acusar a Rackete de piratería y tráfico de seres humanos. «El auténtico escándalo son las muertes por ahogamiento en el Mediterráneo, el desvío de la legalidad y La carencia de un mecanismo para la distribución de refugiados en Europa», ha afirmado Rackete en dichos a RND.

La Iglesia Evangélica de Alemania Asimismo ha criticado la detención, «una vergüenza para Europa» en palabras de su máximo responsable, Heinrich Bedford-Strohm. «Una adolescente ha sido detenida en un país europeo por el hecho de que ha salvado vidas y quería llevar a los rescatados a tierra», ha denunciado.

En la ocación de Francia ha sido su ministro del Interior, Christophe Castaner, quien ha reprochado a Italia que «el cierre de los puertos es una violación de la Ley del Mar». Castaner ha salido al paso de las noticias anunciando que su nación está dispuesto a acoger a diez de los migrantes, «No obstante esto no significa que no haya que combatir la inmigración ilegal».

En ese sentido, Castaner ha defendido la creación de un mecanismo permanente de solidaridad que garantice un desembarco en el puerto más próximo de los migrates rescatados en el Mediterráneo y ha respondido al ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que Francia ha asumido su responsabilidad «desde el comienzo de la crisis». En contestación, Salvini ha señalado que «absolutamente nadie nos da lecciones».

Desde el Vaticano, el secretario de estado de la Santa Sede, Pietro Parolin ha subrayado que «la vida humana debe salvarse». «Esa ha de ser la estrella guía. Todo lo demás es secundario», ha remachado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here