Santiago Abascal, jefe de Vox, acata la Constitución como miembro del Congreso de los legisladores: «Por España, sí, juro». Con esa escueta y concluyentes fórmula ha formalizado la toma de posesión de su escaño en el poder legislativo, este martes. Abascal ha sido el 2do de los 350 legisladores del poder legislativo en jurar su cargo, Después de la intervención del socialista José Luis Ábalos.

Sentado Después de Pedro Sánchez en el hemiciclo, Abascal se ha decantado por esa escueta, «patriótica», No obstante concluyentes afirmación, algo más breve que que la que emplearon los miembros de su encuentro en las Cortes andaluzas y valencianas el día de su constitución. En esta ocasión se ha borrado la alusión a «por Dios» que incorporaron en citas anteriores al comprender que el hecho de elegir el juramento, en lugar de la promesa, conlleva implícito el poner a Dios por testigo.

El formato elegido por los 24 legisladores de Vox ha sido idéntica. El acatamiento de la Constitución, A lo largo del Pleno de este martes, es condición sine qua non, para adquirir con plenitud la condición de parlamentario.

Los artículos 4 y 20 del Reglamento el poder legislativo de los legisladores prevén que los legisladores proclamados electos habrán de prestar, en la 1era sesión del Pleno a la que asistan, el juramento o bien promesa de acatamiento a la Constitución.

El acceso al ejercicio de los cargos y funciones públicas requiere en el ordenamiento jurídico de España, de pacto con lo establecido por una larga tradición y por las normas vigentes, que el acto solemne de acatamiento a la Constitución se lleve a cabo con una fórmula ritual, simple, inequívoca y Asimismo idéntico para todos. En la historia democrática más reciente es frecuente, mas, asistir a la inclusión de variantes y matices, de connotación ideológica, en el consentimiento prestados por sus ‘señorías’ en los diferentes Parlamentos.

Algo que choca con lo previsto, por poner un ejemplo, para la ocación de los funcionarios públicos, que de pacto a lo indicado en el artículo 1.o bien del Real Decreto 707/1979, de 5 de abril, quedan obligados a lo siguiente: «En el acto de toma de posesión de cargos o bien funciones públicas en la Administración quien haya de dar posesión formulará al designado la proxima pregunta: ‘¿Juráis o bien prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo… con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado?’. Esta pregunta Será contestada por quien haya de tomar posesión con una simple afirmativa«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here